Efectos de la dieta cetogénica sobre la composición corporal, la fuerza, la potencia y perfiles hormonales en hombres que realizan entrenamiento de la fuerza

Efectos Dieta Cetogenica Deporte Fuerza Books Deportivos Mente Atleta

La dieta cetogénica (KD) es una dieta baja en carbohidratos, alta en grasas y moderada en proteínas que se ha demostrado como un medio eficaz para mejorar la epilepsia resistente a los medicamentos (Lefevre 2000, Sirven 1999). Los datos emergentes respaldan el uso de la KD para el manejo metabólico del cáncer (Klement 2011), el síndrome metabólico (Volek 2016), la diabetes tipo 2 (Accurso 2008) y la enfermedad de Alzheimer (Van der Auwera 2005). Uno de los efectos predominantes de la KD que se observa a menudo en los ensayos clínicos es una relativa facilidad de pérdida de grasa, que supera la de las dietas ricas en carbohidratos (Volek 2009, Yancy 2004). Además, aquellos con un KD parecen perder masa grasa (FM) con una mayor retención de masa magra independientemente de cualquier forma de ejercicio (Yancy 2004). Debido a esta circunstancia única, las KDs pueden resultar ventajosas para los atletas en deportes con restricciones de peso o para aquellos que buscan mejorar la composición corporal reteniendo la masa muscular activa mientras reducen la FM para las competencias.

Hasta la fecha, el impacto de la KD en los atletas que buscan mejorar la composición corporal, así como en aquellos que buscan mejorar el rendimiento de fuerza y potencia, ha recibido muy poca atención. La mayoría de los estudios de ejercicio que han examinado las dietas ricas en grasas hasta ahora también han contenido una cantidad de carbohidratos suficiente para limitar o prevenir la cetosis, tenían poco potencial o eran demasiadas cortas para permitir la adaptación a la dieta (Noakes 2014). El resultado fue una dieta experimental incapaz de lograr el espectro completo de beneficios esperados de una KD sostenida (Noakes 2014). Phinney y cols. (1983) demostraron que el tiempo en bicicleta hasta el agotamiento se mantuvo en ciclistas altamente entrenados después de 4 semanas de una KD, y se observaron mejoras en individuos obesos en un entorno similar (Phinney 1980). Además, estos investigadores encontraron que los sujetos que consumían la KD aumentaban drásticamente su capacidad para oxidar grasas en comparación con una dieta alta en carbohidratos.

De hecho, los atletas de ultra-resistencia de élite que siguen una KD durante un promedio de 20 meses experimentan tasas de oxidación de grasas durante el ejercicio submáximo de ≈1.2 gmin-1 en comparación con ≈0.7 gmin-1 con una dieta basada en carbohidratos, creando contribuciones promedio de grasa de 88% y 56%, respectivamente (Volek 2016). Quizás el resultado más intrigante de este estudio fue la observación de niveles iguales de glucógeno muscular al inicio del estudio, así como patrones similares de agotamiento y resíntesis en respuesta al ejercicio, lo que puede atribuirse a la duración de la KD o la ingesta diaria promedio de carbohidratos (82±62 g) en el grupo KD. Tradicionalmente, una KD consiste en un límite superior de 30-50 g de carbohidratos, sin embargo, 82 g de carbohidratos por día en atletas de élite no parecen alterar la cetosis nutricional (Volek 2016). Actualmente, el papel de la reintroducción de los carbohidratos después de una adaptación de KD es poco conocido.

Menos estudios han investigado los efectos de la adaptación a largo plazo a la KD sobre el rendimiento del ejercicio (Phinney 1983). Sawyer y cols. (2013) demostraron que una KD a corto plazo resultó en una pérdida de peso sin comprometer la fuerza o la potencia. Un estudio reciente de Paoli y cols. (2012) informaron que las gimnastas de élite perdieron grasa corporal mientras mantenían la fuerza después de 1 mes de una KD ad libitum. La importancia de este estudio se magnifica cuando se considera el hecho de que durante este experimento, la rutina de entrenamiento de las atletas no se alteró de ninguna manera durante el período de la dieta. En conjunto, estos resultados indican que la KD puede servir como una herramienta valiosa para la grasa de la parte inferior del cuerpo sin comprometer la fuerza o la potencia. Dado que los deportes consideran en gran medida la relación entre la fuerza y la potencia y el peso corporal, esto puede proporcionar una base sólida para el uso de una KD dentro del dominio de la fuerza. Sin embargo, se sabe poco sobre los efectos de la KD en los atletas de fuerza.

Recientemente, se realizaron los primeros estudios de entrenamiento de pesas agudo y crónico en condiciones de KD utilizando un modelo de roedor (Roberts 2015). Para el modelo agudo, se encontró que los aumentos basales y a corto plazo en la síntesis y degradación de proteínas fueron los mismos en ratas con KD y con dieta occidental (WD) después de un entrenamiento de la fuerza. En un segundo estudio, las ratas se ejercitaron voluntariamente todos los días utilizando ruedas para correr cargadas con resistencia durante 6 semanas sin diferencias en el volumen de entrenamiento voluntario. Además, tanto los grupos WD como KD mostraron aumentos similares en la masa muscular de las patas traseras.

Aunque esos datos sobre roedores indican claramente que la KD no altera la hipertrofia, todavía se debe examinar las adaptaciones del entrenamiento de la fuerza utilizando un modelo humano. Por lo tanto, recientemente el Dr. Jacob M. Wilson del Applied Science & Performance Institute (Florida, EEUU), llevó a cabo un estudio donde examinó los efectos de una KD versus una WD sobre las adaptaciones del entrenamiento de la fuerza en un grupo de hombres entrenados en fuerza. Los autores presumen que una KD disminuiría la grasa corporal en mayor medida que un grupo de WD, mientras mantiene la hipertrofia, la fuerza y la potencia del músculo esquelético. El propósito secundario de esa investigación fue determinar los efectos de la KD en esta población sobre el perfil de lípidos en sangre, los biomarcadores sanguíneos de salud y el estado de las hormonas anabólicas. El propósito terciario de ese estudio fue observar los efectos de la realimentación de carbohidratos después de la adaptación de la KD a la composición corporal y al rendimiento.

Veinticinco hombres en edad universitaria se dividieron en un grupo con KD o en un grupo con WD tradicional desde las semanas 1 a la 10, con una reintroducción de carbohidratos de las semanas 10 a la 11, mientras participaban en un programa de entrenamiento de la fuerza. La composición corporal, la fuerza, la potencia y los perfiles de lípidos en sangre se determinaron en las semanas 0, 10 y 11. También se midieron un panel metabólico completo y los niveles de testosterona en las semanas 0 y 11.

La masa corporal magra (LBM) aumentó tanto en el grupo KD como en el grupo WD (2.4% y 4.4%, p <0.01) en la semana 10. Sin embargo, sólo el grupo KD mostró un aumento en la LBM entre las semanas 10 y 11 (4.8%, p <0.0001). Finalmente, la masa grasa disminuyó tanto en el grupo KD (-2.2±1.2 kg) como en el grupo WD (-1.5±1.6 kg).

La fuerza y la potencia aumentaron en la misma medida en las condiciones de WD y KD desde la semana 1 a la semana 11. No se produjeron cambios en las medidas de los lípidos séricos entre las semanas 1 y 10; sin embargo, una rápida reintroducción de carbohidratos entre las semanas 10 y 11 elevó los niveles plasmáticos de triglicéridos en el grupo KD. La testosterona total aumentó significativamente de la semana 0 a la 11 en la dieta KD (118 ngdl-1) en comparación con la dieta WD (-36 ngdl-1) antes y después, mientras que la insulina no cambió. La dieta KD se puede utilizar en combinación con el entrenamiento de fuerza para provocar cambios favorables en la composición corporal, el rendimiento y los perfiles hormonales en hombres entrenados en fuerza.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Este estudio fue el primero en investigar los efectos de la KD combinada con el entrenamiento de la fuerza en atletas entrenados. Estos resultados indican que la KD puede ser ventajosa para la composición corporal con los mismos beneficios en el rendimiento muscular que una dieta WD. Además, la KD parece tener cambios favorables en el estado de las hormonas anabólicas sin afectar negativamente el perfil de lípidos en sangre. Sin embargo, al igual que con investigaciones anteriores, este estudio indica que la reintroducción rápida de carbohidratos después de un período prolongado de una KD puede ser desventajosa para la grasa corporal y los TG. Las investigaciones futuras deberían examinar diferentes estrategias de reintroducción de carbohidratos para evitar los efectos perjudiciales de una reintroducción rápida.

Fuente: https://g-se.com/