LAS DOSIS DE BEBIDAS ENERGÉTICAS DE CAFEÍNA Y TAURINA TIENEN UN EFECTO NULO O NEGATIVO EN EL RENDIMIENTO DEL SPRINT.

BEBIDAS ENERGÉTICAS deporte

Las bebidas energéticas populares como «Monster», «Red Bull», «No Fear» y «Rockstar» (McLellan 2012) tienen como objetivo aumentar la energía y, por lo tanto, mejorar el rendimiento del ejercicio (Laquale 2007). A menudo se sintetizan como una combinación de ingredientes para proporcionar un efecto sinérgico, aumentando así el potencial ergogénico. Dos ingredientes claves presentes en estas bebidas energéticas son la cafeína y la taurina, pero faltan investigaciones que examinen sus efectos aislados sobre el rendimiento deportivo.

La cafeína (1,3,7-trimetilxantina) es una de las ayudas ergogénicas legales más populares que se consumen antes de la competencia, y aproximadamente 3 de 4 atletas observados usan cafeína por su potencial ergogénico (Del Coso 2011). La taurina, (ácido 2-aminoetanosulfónico), es un aminoácido no esencial que está presente en abundancia en el cuerpo humano, particularmente en el cerebro, corazón y músculo esquelético (Huxtable 1992). Sin embargo, el potencial ergogénico de la taurina está menos descrito. Las bebidas energéticas populares contienen 80 mg de cafeína y 1 g de taurina en una lata de 250 ml (proporcionando una dosis de; 1 mg∙kg-1 de cafeína y; 12.5 mg∙kg-1 de taurina, en una persona de 80 kg) (Laquale 2007). Las bebidas energéticas son uno de los suplementos más populares entre los deportistas (Rosenbloom 2014, Campbell 20013) con una prevalencia de consumo

del 73% en los atletas universitarios estadounidenses (Froiland 2004) y del 42% en los atletas de élite británicos (Hoffman 2010). Muchos de estos atletas participan en deportes de sprint múltiples y consumirían bebidas energéticas en función de sus supuestos efectos ergogénicos (Rosenbloom 2014).

La cafeína y la taurina actúan como ayudas ergogénicas a través de numerosos mecanismos, algunos de los cuales son compartidos. La cafeína actúa sobre el sistema nervioso central a través del antagonismo del receptor de adenosina y la posterior inhibición de varios neurotransmisores en el cerebro (Freedholm 1999). Los efectos ergogénicos de la cafeína también pueden estar mediados por aumentos de Ca2+ del retículo sarcoplásmico, lo que facilita la contracción del músculo esquelético (Tarnopolsky 2000). También se cree que la taurina regula el control del Ca2+ intracelular para modular la función contráctil del músculo esquelético (Bakker 2012, Galler 1990, Hamilton 2006), entre muchas otras funciones fisiológicas, como la conjugación de ácidos biliares, neuromodulación, efectos metabólicos y propiedades antioxidantes y antiinflamatorias (Lourenco 2002). Juntos, los estudios in vitro han demostrado que las concentraciones fisiológicas de taurina pueden mejorar la fuerza muscular (~29%) y la tasa de desarrollo de la fuerza (~28%) en presencia de cafeína en las fibras musculares esqueléticas permeabilizadas (Bakker 2008). Además, ambos pueden desempeñar un papel en el control de las respuestas cardiovasculares (Bichler 2006, Doemer 2015, Hajsadeghi 2016) y actuar sobre el sistema nervioso central (Fredholm 1999), lo que potencialmente podría mejorar los esfuerzos repetidos de alta intensidad.

Un trabajo reciente sugiere que la coingestión de cafeína y taurina puede mejorar la potencia máxima y media durante turnos repetidos de Wingate en comparación con el placebo (Warnock 2017); sin embargo, las dosis utilizadas son muy superiores a las que contienen las bebidas energéticas actuales. Además, se demostró que la coingesta de cafeína con taurina atenuó el efecto ergogénico de la taurina aislada, lo que indica una posible consecuencia negativa del rendimiento de su interacción in vivo. Varios estudios han investigado los beneficios de estas bebidas en el rendimiento del ejercicio, con resultados mixtos. La coingesta de cafeína y taurina, en las dosis observadas en las bebidas energéticas, han mejorado el tiempo de reacción, el estado de alerta, la potencia muscular de la parte superior del cuerpo, el rendimiento aeróbico y anaeróbico, así como el rendimiento futbolístico simulado, mientras que otros no han podido mejorar la capacidad de carrera de velocidad repetida, tiempo hasta el agotamiento, o mejorar la potencia máxima durante las pruebas repetidas del Wingate. Sin embargo, muchos de estos estudios no han utilizado dosis aisladas de los supuestos ingredientes ergogénicos (cafeína y taurina), descontando así la contribución de otros ingredientes. Además, no se han investigado protocolos prolongados de sprints repetitivos, intercalados por breves períodos de recuperación utilizando un modo de ergometría que permite una investigación detallada de los perfiles de potencia. Esto es importante ya que se ha demostrado que el mantenimiento de la potencia durante el sprint en una pista diferencia a los ciclistas internacionales de los nacionales (Gardner 2005).

Por lo tanto, recientemente Owen Jeffries, de la St Mary’s University, Twickenham (Reino Unido) llevó a cabo un estudio al respecto, cuyo objetivo fue investigar el efecto de la coingestión de cafeína y taurina, en las dosis que se encuentran en las bebidas energéticas disponibles comercialmente, sobre el ejercicio de sprint repetido. Se planteó la hipótesis de que la cafeína y la taurina mejorarían el rendimiento en comparación con el placebo.

En un estudio de medidas repetidas, cruzado, doble ciego, 11 sujetos masculinos (edad 21±2 años; estatura 178±7 cm; masa corporal 80±13 kg) completaron 10 x sprints de 6 segundos en un cicloergómetro, cada uno separado por 24 segundos, una hora después de la ingestión: cafeína (80 mg) y taurina (1 g), equivalente a la cantidad observada en las bebidas energéticas comerciales populares, o placebo (maltodextrina; 1 g) en una cápsula de gelatina. El rendimiento se midió en un cicloergómetro, mientras que la concentración de lactato en sangre ([La]), la tasa de esfuerzo percibido (RPE) y la frecuencia cardíaca (FC) se midieron al inicio (antes del ejercicio) y después de los sprints 5 y 10.

Las inferencias basadas en la magnitud revelaron diferencias probables y triviales en la potencia máxima y trivial en el índice de fatiga entre los sprint y poco claro después de la ingesta del suplemento de cafeína y taurina. La fatiga intra-sprint fue mayor en la condición de cafeína y taurina en el sprint 10 (probablemente, pequeña) y posiblemente menor en los sprints 6-9. El suplemento de cafeína y taurina probablemente tuvo un gran efecto sobre la FC al inicio (tamaño del efecto = 0.94) y aumentos en [La] después de los sprints 5 (probablemente pequeños) y 10 (posiblemente pequeños). No hubo ningún efecto del suplemento sobre la RPE (poco claro, trivial).

La administración de cafeína y taurina en dosis equivalentes a las bebidas energéticas comerciales no mejoró el rendimiento de sprints repetidos en pedalear y pareció inducir una mayor fatiga en sprints seleccionados, particularmente al final de la prueba. Este efecto de rendimiento no deseado se produce en paralelo con un aumento de la FC y de los subproductos metabólicos glucolíticos.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Los atletas que deben realizar múltiples sprints como parte de su deporte no deben considerar el uso de bebidas energéticas comerciales que contengan cafeína y taurina principalmente por su potencial ergogénico, para mejorar el rendimiento. La ingesta de cafeína y taurina en estas dosis podría aumentar la FC en reposo de los usuarios, pero esto no conferirá un beneficio de rendimiento y, según los datos actuales, podría tener efectos perjudiciales en el mantenimiento de la potencia durante los últimos períodos de los sprints repetidos.