La eficacia del umbral de lactato: una comparación basada en el sexo

La eficacia del umbral de lactato books deportivos

por https://g-se.com/

La evidencia sugiere que el lactato sanguíneo submáximo y las medidas ventilatorias derivadas durante el ejercicio incremental hasta la fatiga producen correlaciones más fuertes con el rendimiento de resistencia en atletas entrenados en resistencia en comparación con el VO2máx (Davis 1985, Londeree 1997). El segundo umbral de lactato (LT2) se describe como la intensidad del ejercicio que indica el límite superior de equilibrio entre la producción de lactato y la remoción (Beneke 2003), y se usa comúnmente para establecer el estado de rendimiento de resistencia (Bishop 1998), prescribir zonas de entrenamiento (Plato 2008) y monitorear los cambios en respuesta al entrenamiento (Davis 1985, Svedahl 2003).

Un método para determinar el LT2 es el D-máx modificado, definido como el punto en la curva de regresión polinomial de intensidad-[La] que produce la distancia perpendicular máxima a la línea recta formada por LT1 (el punto que precede al primer aumento de 0.4 mmolL-1 en [La]) y el punto de lactato final (Bishp 1998). Este método se introdujo para eliminar la influencia del primer punto de lactato (reemplazándolo con el término LT1) que se usó en el método D-máx original (Cheng 1992) y resultó en que era propenso a la variabilidad (Chalmers 2015). Aunque se han informado relaciones sólidas entre el LTD-máx modificado y el rendimiento de la prueba contrarreloj de ciclismo de 30 minutos en ciclistas veteranos bien entrenados (n = 8 hombres y 1 mujer) (Fell 2008) y el rendimiento de ciclismo de 1 hora en ciclistas entrenadas y triatletas (n = 24 (Bishop 1998) y n = 12 (Bishop 2000)), se justifica una mayor investigación del método D-máx modificado para que lo utilicen entrenadores y científicos deportivos para predecir el rendimiento de resistencia y establecer las intensidades de competición.

Recientemente se ha destacado un sesgo sexual en la investigación de la medicina del deporte y el ejercicio, y se ha demostrado que las participantes femeninas representan sólo el 39% de la literatura y del 4 al 13% de los estudios publicados que incorporan sólo mujeres, en 3 revistas líderes de 2011 a 2013 (Costello 2014). Esto probablemente se explica, al menos en parte, por los desafíos que rodean el control de los niveles de hormonas ováricas en la investigación del ejercicio. En las mujeres en edad reproductiva, el estrógeno y la progesterona fluctúan con las fases del ciclo menstrual, mientras que la fisiología masculina permanece relativamente constante día a día (Oosthuyse 2010). Esta fluctuación tiene el potencial de influir sobre las variables fisiológicas en reposo y durante el ejercicio. Por ejemplo, una [La] más baja durante el ejercicio a una intensidad de LT2 o superior (≈70 y 90% del VO2máx, respectivamente) en la fase lútea (cuando las concentraciones de estradiol son más altas) en comparación con la fase folicular (FP) del ciclo menstrual (Jurkowski 1981) sugiere que el estradiol tiene un efecto protector o capacidad para mejorar la cinética del lactato.

Según Elliott-Sale y cols. (2013), una investigación que intenta controlar las concentraciones de hormonas ováricas se ve debilitada por factores como las inconsistencias en la definición y medición del estado de las hormonas reproductivas, inconsistencias metodológicas y alta variabilidad intra e interindividual en las concentraciones de estrógeno y progesterona. Por lo tanto, los métodos que minimizan las fluctuaciones en las concentraciones endógenas de hormonas sexuales, como los anticonceptivos hormonales, pueden ayudar a proporcionar resultados más precisos en investigaciones comparativas específicas de mujeres y basadas en el sexo.

A pesar de la evidencia de diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres, como la composición del tipo de fibra muscular (Carter 2001), la estructura y función cardíacas (Gardin 1995) y la respiración (Guenette 2010), las comparaciones entre sexos en relación con las predicciones basada en laboratorio del rendimiento de resistencia, como como el LT2, faltan. La investigación hasta la fecha (a) no ha informado el sexo de los participantes, (b) ha agrupado los resultados de hombres y mujeres y, por lo tanto, ha ignorado los hallazgos específicos del sexo, o (c) no ha tenido control de las concentraciones de hormonas ováricas en mujeres. Una comparación directa entre hombres y mujeres tiene el potencial de proporcionar importantes hallazgos y recomendaciones específicas por sexo para establecer intensidades de entrenamiento y competencia y evaluar el estado de rendimiento de la resistencia.

Por lo tanto, recientemente Samantha M. Hoffmann de la The University of Queensland (Australia) llevó a cabo un estudio al respecto, donde los objetivos fueron comparar los umbrales LT2 según lo determinado por el método Dmáx modificado, entre hombres y mujeres, mientras se controlaban las concentraciones de hormonas ováricas. Más específicamente, los objetivos fueron explorar el LT2 con respecto a su (a) relación con el rendimiento de resistencia, (b) capacidad para reflejar una intensidad de ejercicio sostenible y provocar un estado estable de [La], y (c) capacidad para obtener potencias y respuestas fisiológicas similares a las producidas durante una prueba contrarreloj de 40 km. Se planteó la hipótesis de que cuando se controlaban las concentraciones de hormonas ováricas en las mujeres, el LT2 D-máx modificado (a) estaría significativamente relacionado con el rendimiento de la prueba contrarreloj de 40 km en bicicleta, (b) reflejaría una intensidad de ejercicio sostenible durante 30 minutos con un estado de equilibrio constante de la respuesta de [La], y (c) provocan respuestas fisiológicas similares a las producidas durante una prueba contrarreloj de 40 km tanto en hombres como en mujeres.

Ciclistas y triatletas competitivos hombres (media SD: edad, 27.7±4.7 años; VO2máx, 59.7±5.2 mlkg-1min-1; n = 10) y mujeres (media SD: edad, 27.3±6.2 años; VO2máx, 54.5±5.3 mlkg-1min-1; n = 12) completaron una prueba de ciclismo incremental hasta la fatiga volitiva (para la determinación del VO2máx y el LTmediante el método D-máx modificado), una prueba de ejercicio de carga constante (65%) de 30 minutos a la potencia de LT2 y una prueba de 40 km contrarreloj de ciclismo. El LT2 se correlacionó significativamente con el rendimiento de ciclismo de 40 km tanto en hombres (r = -0.69 a -0.77; p <0.01-0.05) como en mujeres (r = -0.63 a -0.75; p <0.01-0.05). Todos los hombres mantuvieron la potencia de LT2 durante 30 minutos, en comparación con el 82% de las mujeres. A pesar de que el LT2 reflejó una frecuencia cardíaca, VO2 y [La] similares a los provocados durante una prueba contrarreloj de 40 km tanto en hombres como en mujeres, la potencia en LT2 fue un 6% más alta (p <0.05) que la potencia promedio de la prueba contrarreloj en mujeres, sin diferencia significativa en hombres.

Con base en estos hallazgos, se han sugerido recomendaciones específicas por sexo con respecto al uso del LT2 para establecer el potencial de rendimiento, prescribir intensidades de entrenamiento de resistencia y establecer una intensidad de rendimiento de 40 km.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Los hallazgos del presente estudio informan sobre pruebas fisiológicas y prácticas de entrenamiento adoptadas por los entrenadores y científicos deportivos con el propósito de evaluar el potencial de rendimiento, prescribir intensidades de entrenamiento de resistencia y establecer una intensidad de rendimiento de 40 km tanto en hombres como en mujeres. Las sólidas relaciones entre el LT2 y el rendimiento en ciclismo de 40 km tanto en hombres como en mujeres destacan que medir el LT2 de forma regular es importante para evaluar el potencial de rendimiento para ambos sexos. Con el fin de establecer una intensidad de ciclismo sostenible que provoque un estado estable de la [La], que se puede usar para establecer zonas de entrenamiento, no se recomienda la determinación de LT2 por el D-máx modificado ni en hombres ni en mujeres, a menos que se pruebe la idoneidad individual a través de múltiples pruebas de carga constante por debajo, en y por encima de la potencia en LT2. La gran variación en la capacidad de los individuos para provocar un estado estable de la [La] en la potencia de LT2 no respalda la generalización del D-máx modificado para este propósito. Con el fin de establecer las intensidades de rendimiento, se recomienda el uso del LT2 determinado por el método D-máx modificado en hombres (como potencia) y mujeres (como frecuencia cardíaca) para pruebas de ciclismo de 40 km. Finalmente, se recomienda el uso de anticonceptivos hormonales para mujeres deportistas, donde no estén médicamente contraindicados, porque proporcionan control sobre las concentraciones de hormonas ováricas endógenas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *